Empresas

Las empresas son la clave de la RSC porque son quienes la diseñan y aplican.

No hay un modelo ni una solución única para todos.

El paradigma vigente hoy en día en el sector privado se centra en la “gestión de riesgos” y esto constituye un error. Es preciso avanzar de la gestión de riesgos a la “gestión de responsabilidades”. En esto consiste la gestión de negocio responsable.

¿Por qué? ¿Qué diferencia hay?

Porque cuando gestionas adecuadamente tus responsabilidades te estás anticipando al momento en que esa responsabilidad se convierte efectivamente en un riesgo. Los riesgos, operativos o reputacionales, son a menudo recurrentes en su forma y contenido, requieren desembolsos puntuales imprevistos y someten a un estrés innecesario a las estructuras empresariales. La mera gestión de riesgos genera un círculo vicioso en el que, a largo plazo, no se atajan sus causas -porque los despachos de abogados y consultoras tradicionales quieren que así sea.

Además, un riesgo nunca podrá traducirse en una oportunidad. Solo al anticiparse a los riesgos, puedes conseguir que tus responsabilidades y tu gestión responsable se conviertan en oportunidades. La RSC puede reportar beneficios pero no automáticamente; si es una política de RSC adecuada y pertinente, en ocasiones evitará gastos y en otras ocasiones podrá conllevar un retorno para la empresa.

Por otro lado, es muy importante desechar la idea de que la RSC es algo ajeno a la pequeña y mediana empresa: lo que ocurre es que la gran empresa cuenta con departamentos de comunicación específicos que pueden amplificar su gestión responsable, dando lugar en algunas empresas a una negativa “hipertrofia” comunicativa de la RSC donde se asemeja erróneamente más a una simple estrategia de imagen y publicidad. La comunicación es muy importante pero no lo es todo. También es preciso reconocer que, estando la RSC “de moda” se ofrece a las empresas mucho asesoramiento pero poco acompañamiento real en la consecución de sus objetivos de negocio responsable. Hay que superar el mero asesoramiento y acompañar mejor a las empresas.