Ecodiseño para un mundo mejor

27 de mayo de 2019

Rafael García

Rafael García

El autor es el Presidente Fundador de CMI Business School, ingeniero industrial con más de 15 años de experiencia en la multinacional aeronáutica Airbus. Cuenta con un Executive MBA por el IESE y es investigador en Responsabilidad Social Corporativa, Liderazgo, Negociación y Educación para Gestión Responsable de Organizaciones, realizando su Doctorado en el Programa de Ingeniería Mecánica y Organización Industrial de la Universidad Carlos III de Madrid.

La transición ecológica del diseño

La fase de diseño industrial es una etapa clave en el ciclo de vida de los productos que utilizamos. En función de cómo se enfoque y se realice el diseño de un producto así serán sus características y servicio a lo largo de su ciclo de vida. La sostenibilidad pasa por el ecodiseño.

El diseño industrial ha evolucionado enormemente, especialmente en los últimos años debido a que los retos de la sociedad han cambiado. No nos encontramos únicamente con la satifacción de la relación necesidad/ producto.

Cambios recientes

Actualmente, todos los países presentan diversos retos a superar. Gran parte de esos desafíos tienen que ver con los productos que nos rodean en el día a día y de las decisiones que debemos tomar con las compras que realizamos durante nuestra vida.

El modo de consumo está cambiando porque nuestro impacto como sociedad está afectando nuestro entorno natural y social. Al vivir en comunidad deseamos que nuestro modo de vida siga mejorando con el tiempo, y al ver que en muchas ocasiones no es así sino que se empeora por diversos motivos, reaccionamos en nuestros hábitos de compra.

Inquietudes sociales más allá del precio

El precio sigue siendo un factor fundamental, así como la calidad, pero ya la relación calidad/precio no es lo único que nos interesa, hay algo más… ¿qué es? Cada vez, muchas más personas conscientes de los problemas y conociendo que la solución depende de esas decisiones del día a día, saben y sienten que es preciso considerar los aspectos del ecodiseño de los productos.

Es decir, se formulan preguntas como si este producto contamina las playas de las cuales una determinada economía local depende en gran medida, o si luego ese producto una vez utilizado sirve todavía de algo o es mero desperdicio. Se pregunta si es reciclable o de un solo uso, o también si para obtener ese producto se han empleado productos contaminantes o que provienen de una agresión al medio ambiente como la utilización de aceites de palma que transforman los ecosistemas naturales en plantaciones industriales acabando con la biodiversidad.

Ya nos hacemos muchas más preguntas que antes a la hora de hacer la compra en el supermercado, de los muebles de la casa, del vehículo, etc. Incluso cambian los modos de adquirir productos y servicios fundamentales como alimento, ropa, transporte o vivienda. Esto se debe a que consideramos la adquisición desde una perspectiva más amplia. El objetivo no es únicamente obtener el mejor producto posible, sino que también con la elección contribuyamos a crear un mundo mejor para las generaciones venideras.

ecodiseño-rafael-garcia-negocio-responsable
La propia naturaleza constituye una fuente de inspiración fundamental en el desarrollo del ecodiseño. / Fotografía AJPG.

El mejor aliado por un mundor mejor

Ante este panorama el diseño consciente de productos y servicios es nuestro mejor aliado para resolver los problemas que nos rodean.

Adquirir productos que sean ecológicos no debería tratarse de por ejemplo elegir una opción saludable o bio frente a otras más habituales y abundantes que no lo son. Al contrario, el ecodiseño es el que debe primar para cuidar lo máximo posible no solo de la economía del consumidor sino de su salud y la del entorno.

El ecodiseño es la norma que se impone ante este tipo de cliente que descarta los diseños que solo tienen en cuenta el beneficio económico de la empresa que los produce.

Consumo y ecodiseño: una nueva exigencia

Este tipo de consumidor no es solamente un consumidor educado de alto nivel adquisitivo que puede plantearse una compra responsable porque tiene la opción. Todo lo contrario, se trata de un movimiento transversal, global y transgeneracional.

Por ejemplo, el querer cambiar el mundo que nos rodea es tanto una característica identificada en la Generación Z, la última postmillenial, como en las generaciones más senior. Estas últimas son las que han vivido en primera persona los impactos negativos de las industrias más contaminantes y que más han afectado a la calidad de vida tanto en las ciudades como en el entorno rural y natural.

Un desafío técnico complejo

Sin embargo para tomar las decisiones correctas muchas veces nos encontramos con que no tenemos toda la información sobre el producto para poder decidir. Incluso con esta información, no sabemos interpretar o valorar su importancia, a pesar de que se estén tomando medidas a nivel internacional para identificar con códigos el comportamiento de esos productos. Por ejemplo, desde el punto de vista de consumo energético o de la contaminación generada, etc.

Igualmente ocurre desde el punto de vista de la fabricación del producto. Muchas industrias tradicionales ven que su manera de diseñar deriva en una serie de costos medioambientales y sociales que ya no resultan aceptables. Necesitan evolucionar hacia un diseño más respetuoso con el medio ambiente y que satisfaga no solo una determinada necesidad sino que además, una vez concluída su vida útil, sea un producto fácilmente asimilable por la sociedad. Esto implica que no se convierta en un problema sino en algo útil o que no deje una problemática huella indeleble tras de sí.

¿Qué factores incorpora el ecodiseño?

Hoy en día, las industrias buscan lo mismo: conciliar muchos más factores que en el pasado. Se busca eficiencia y bajos costos de fabricación pero también un bajo impacto en una economía en fase de descarbonización, para ello deben medirse diferentes magnitudes como la huella de carbono, la huella hídrica, el uso de materiales biodegradables, entre otros. para hacer una medición global del producto: desde su diseño hasta el final de su ciclo de vida.

El ecodiseño es la visión del diseño que considera de manera natural todos estos factores y que por tanto más nos beneficia a la hora de producir y consumir un producto. Para poder alcanzar este grado de industrialización no es suficiente la buena voluntad. Es preciso adquirir conocimientos de vanguardia que permitan incorporar materiales, métodos de producción y de gestión responsable para culminar con éxito esta visión.

Para poder alcanzar este grado de industrialización no es suficiente la buena voluntad, es preciso adquirir conocimientos de vanguardia que permitan incorporar materiales, métodos de producción y de gestión responsable para llevar a cabo con éxito esta visión.

Rafael García, Ingeniero, Presidente Fundador del Conscious Management Institute

Cómo afrontar el ecodiseño

Para suplir esta necesidad de conocimientos avanzados en la concepción, gestión y en el desarrollo industrial consciente de productos están surgiendo centros de formación empresarial especializados para ayudar a que esta evolución tan demandada y necesaria tenga lugar.

Para esta loable misión se ha creado por ejemplo CMI, que son las siglas de Conscious Management Institute, un instituto de investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) en gestión responsable de organizaciones. Nace para que a través de su escuela de negocios CMI Business School, la primera especializada en Responsabilidad Social Corporativa, los últimos avances científicos y mejores prácticas de gestión lleguen a las personas que quieran formarse para dar un impulso transformador de impacto positivo a sus carreras profesionales y organizaciones en las que trabajan, para hacer a través de negocios responsables, de este mundo un lugar mejor y más sostenible.

En esta escuela destacan todos sus programas porque representan una visión innovadora y comprometida con un éxito empresarial en el que es inherente la mejora social y medioambiental. Los programas que actualmente ofrece son su Máster en Responsabilidad Social Corporativa y Sosteniblidad, su Máster en Administración y Dirección Responsable de Empresas (MBA Responsable), el Máster en Marketing más completo del mercado que incluye Neuromarketing, Big Data y todo lo necesario para un Comercio Responsable. Asimismo, ha lanzado un Máster en Gestión Humana y Desarrollo Organizacional, que representa la evolución de los también llamados programas en «recursos» humanos.

CMI ofrece con un liderazgo basado en valores y en el trabajo de su gran equipo de investigadores y destacados profesionales de éxito para contribuir a que el ecodiseño sea cada vez más la manera normal y general de producir productos.

El ecodiseño: una evolución natural

Al tener en cuenta más aspectos de la producción entran en juego variables que antes no lo hacían. Por tanto, el diseño se vuelve más multidisciplinar y transversal, más colaborativo, más regulado y más sujeto a la especialización.

Los diseños que no contribuyan a la mejora de nuestra vida y entorno deben por tanto quedar atrás como parte de nuestra evolución natural.

Newsletter

Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí.